Portal Sostenibilidad
El Proyecto La Sostenibilidad en 5 minutos Actualidad en Terra.org Volver Inicio

Dimensión Ambiental Dimensión Social Dimensión Económica Dimensión Institucional Temas Destacados
  DIMENSIÓN INSTITUCIONAL  

     
CONCEPTOS DE PARTICIPACION Y DEMOCRACIA
     
     
  La forma más clásica de concebir la democracia es la que se remite a sus orígenes etimológicos griegos y la define como el “gobierno del pueblo”. A lo largo de los siglos, sin embargo, las formas de democracia se han ido diversificando, y adoptando formas más o menos participativas. Usualmente, en el mundo occidental, se identifican tres modelos de democracia, la democracia representativa, la democracia directa y la democracia participativa.

Se entiende la participación, como el grado Juegos de Barbie de implicación de la población en la toma de decisiones. Como se verá a continuación, no todos los sistemas democráticos tienen un mismo grado de participación de la población en las decisiones que se toman. Sin embargo, no existe modelo que esté libre de limitaciones.
 
     
     
 
 
 
Si bien la democracia puede entenderse en sentido amplio como cualquier forma de organización en la que se tiene en cuenta las opiniones y las necesidades de cada miembro del grupo a la hora de tomar decisiones (una familia, una asociación, etc.), esta ficha se limita considerar los sistemas democráticos en relación con la toma de decisiones políticas.

En relación con las decisiones políticas, pues, la democracia, que significa “el gobierno del pueblo” en griego, es aquel sistema político basado en la soberanía del pueblo, que éste ejerce de manera directa o indirecta. Las formas de la democracia han ido evolucionando con la historia, y dependiendo de los contextos culturales. Actualmente, en occidente, se dan esencialmente tres modelos:

- La democracia representativa, en que la ciudadanía delega su derecho a decidir a unos grupos políticos elegidos periódicamente mediante el voto en unas elecciones.

- La democracia directa, en que la ciudadanía participa directamente en la toma de decisiones. En la práctica se aplica en forma de aprobación de algunas leyes en referéndum, en que la ciudadanía tiene que votar a favor o en contra.

- La democracia participativa, en que la ciudadanía juega un papel activo y tiene un margen de influencia en la toma de decisiones políticas. El hecho de invitar a los vecinos a participar en el diseño de los espacios públicos de un barrio o de permitirles decidir en qué quieren gastar una parte del presupuesto de la ciudad son ejemplos de democracia participativa.

Usualmente, el término democracia suele usarse con connotaciones positivas, ya que se considera preferible a formas de toma de decisiones jerárquicas. Aún así, esta forma de organización política también es objeto de numerosas críticas. El modelo de democracia representativa es usualmente el más contestado, aunque las formas de democracia directa y participativa también tienen limitaciones considerables.

Los principales valores de la democracia representativa, basada en el ejercicio del voto, es que permite tomar decisiones relativamente rápido, y que cada persona tiene el mismo peso en la decisión. Por otro lado, presenta varios inconvenientes: este tipo de organización se basa en la delegación de las decisiones a otra persona (usualmente un parlamentario miembro de un partido político que tomará decisiones por el votante durante una legislatura), sobre la que se tiene poco control a lo largo de esos 4 años. Así, la participación del “pueblo” en las decisiones políticas en el sistema representativo se limitaría a un solo día cada 4 años. Otra limitación del sistema representativo es lo que algunos llaman “la dictadura de la mayoría”: el sistema de votación en el que se basa la democracia representativa refuerza el poder de las mayorías y elude el de las minorías. Ilustrando esta idea, Benjamin Franklin, político estadounidense del s.XVIII, "La Democracia son dos lobos y una oveja votando sobre qué se va a comer.” La exclusión de ciertos colectivos del derecho a voto también es una limitación de la democracia representativa: en la mayoría de países las personas inmigradas, los menores de edad, etc. no tienen derecho a voto).

La democracia directa permite una mayor participación de la población en comparación con el sistema representativo, lo cual es probablemente su mayor virtud. Las principales limitaciones que presenta esta forma de democracia es que ésta se aplica de forma muy puntual (el sistema de democracia directa se aplica de forma continuada en muy pocos casos, de los que Suiza es el ejemplo paradigmático), y que el margen de participación que permite suele ser estrecho, a menudo limitado a dos opciones para decidir sobre un tema, pero sin que se ofrezca la capacidad de decidir qué temas son sometidos a votación y cuales no.

La democracia participativa suele considerarse la forma de toma de decisiones más cercana a la población, y por tanto la forma “mas democrática” de organización. A menudo va asociada con el método de
 
     
  AUTOR  
 
Cécile Barbeito Tonon
Escola de Cultura de Pau
 
 
> Subir

Creado y mantenido por:   Con la colaboración de: