Portal Sostenibilidad
El Proyecto La Sostenibilidad en 5 minutos Actualidad en Terra.org Volver Inicio

Dimensión Ambiental Dimensión Social Dimensión Económica Dimensión Institucional Temas Destacados
  CONTAMINACION  

     
CONTAMINACION DEL SUELO
     
     
  Nuestro planeta se ve afectado por la contaminación de las aguas, el aire, y el suelo, de una forma no independiente, sino relacionadas entre si a través de diferentes ciclos naturales, como el del agua. Las precipitaciones, por ejemplo, y así la escorrentía y la infiltración pueden contaminar las aguas subterráneas si el suelo está contaminado.
Se entiende por contaminación del suelo la introducción de un elemento extraño en el sistema del suelo, o bien la existencia de un nivel anormal que, ya sea por sí mismo o por su efecto sobre los restantes componentes, genera un efecto nocivo para la dinámica del suelo, sus ecosistema biológico (los organismos del suelo, sus consumidores).
La contaminación del suelo tiene fundamentalmente dos orígenes, el antrópico, y el natural. En el primer caso, las actividades del ser humano degradan el suelo como consecuencia de la sobreexplotación de diversas actividades, como la agricultura intensiva, el uso de determinados pesticidas, las actividades industriales sin ningún tipo de control en el vertido de determinadas sustancias, etc. El segundo tipo de contaminación, la de origen natural, el ser humano está presente de una forma menos directa, pero la actividad de éste favorece la contaminación. Se trata por ejemplo, de la erosión, o la desertificación, procesos naturales en los qué el ser humano influye de manera evidente en la aceleración de éstos.
 
     
     
  La primera causante de la contaminación natural del suelo es la alteración de las rocas y minerales que da origen al propio suelo. Así, en determinadas zonas existen rocas con un elevado porcentaje de algún elemento, como el plomo, cromo, o el níquel, que pasan al suelo cuando estas rocas se meteorizan. En climas ecuatoriales y tropicales, donde la alteración mineral es importante, el lavado del suelo puede llegar a acumular los elementos de la descomposición mineral en el subsuelo, y crear un grave problema de contaminación, que puede llegar a afectar a las aguas subterráneas. Las erupciones volcánicas son otra fuente natural de contaminación del suelo, puesto que los elementos expulsados por los volcanes acaba por cubrir amplias zona del suelo.
La contaminación más grave y dañina es la de origen antrópico, proveniente generalmente de la industria, pero también de actividades agrícolas y ganaderas. El usos de plaguicidas en la agricultura es especialmente grave, puesto que éstos pueden quedar retenidos en el suelo, en las arcillas y en la materia orgánica del suelo, provocando una pérdida de la fertilidad del suelo, e incluso pasar a los vegetales y animales. La deposición incontrolada de residuos líquidos, sobretodo de los lixiviados y los purines, en el caso de la ganadería, contaminan las aguas subterráneas, sobretodo en aquellos suelos permeables. De hecho, la agricultura es una de las actividades más contaminantes del suelo, puesto afecta a una gran extensión de terreno.
Pero la causa de la contaminación del suelo es muy variada. Los gases y partículas sólidas que se emiten de forma continua en la atmósfera, de la quema de hidrocarburos (de la industria, de los motores de combustión de los automóviles, de las calderas de gas, ….) acaban depositándose en el suelo, y así pasando a contaminarlo. Es especialmente grave el caso del plomo, que durante décadas ha sido emitido a la atmosfera, y que una vez en el suelo altera gravemente el ecosistema. La caza, con los perdigones de este material, se ha prohibido en muchas zonas.
En general, la contaminación del suelo viene determinada por diversos factores. La biodisponibilidad responde a la capacidad de los organismos del suelo para absorber un determinado contaminante. Este factor es determinante, puesto que un mismo contaminante puede estar en mayor o menor concentración dependiendo del tipo de suelo y de microorganismos existentes. La movilidad, o la capacidad para que un contaminante se extienda por el suelo, son otros de los factores que determinan la contaminación del suelo.
 
     
  AUTOR  
 
Jordi Mazon Bueso
Departamento de Física Aplicada. Universitat Politècnca de Catalunya
 
 
> Subir

Creado y mantenido por:   Con la colaboración de: